Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor

ORACION-> Alabanza

Alabar tiene connotaciones más complejas de lo que usualmente se piensa. Al fina, en el cielo, la oración de quienes logren llegar será de alabanza.

Dic. 9 de 2010

Bajar el documento en formato pdf

Primero haga un ejercicio personal unos momentos: reflexione en qué es alabar para usted. Luego lea por favor Hebreos 13, 15-16 y 1 Tesalonicences 5, 16-18. En ambos casos, cada autor habla de nuestra vocación como cristianos. Trate de resolver estas preguntas: ¿están hablando de lo mismo, o son dos puntos de vista diferentes? ¿Qué lugar ocupa la alabanza en la vida del cristiano o la cristiana? Si es posible, anote sus conclusiones.

Ahora comencemos.

Se lee en la Carta a los Hebreos:

"Ofrezcamos a Dios en todo tiempo, por medio de Jesús, el sacrificio de alabanza, que consiste en celebrar su Nombre. No se olviden de compartir y de hacer el bien, pues tales sacrificios son los que agradan a Dios." (Hebreos 13, 15-16)

El término "sacrificio de alabanza" es un término técnico, se refiere a uno de los sacrificios descritos en la legislación cultual judía (ver Levítico 7, 12). Note que en la Carta a los Hebreos no se refiere a sacrificio de animales, sino a alabar a Dios, como indica el mismo texto. Veamos esto en otra traducción de la misma cita de la Carta a los Hebreos:

"Por eso debemos alabar siempre a Dios por medio de Jesucristo. Esta alabanza es el sacrificio que debemos ofrecer. ¡Alabémoslo, pues, con nuestros labios!" (La Bibla de estudio : Dios habla hoy)

"Sacrificio de alabanza" es una expresión que se encuentra varias veces en el Antiguo Testamento. A veces se traduce como "sacrificio de gratitud":

"Te ofreceré el sacrificio de acción de gracias (todah) e invocaré el nombre del Señor."(salmo 116, 17)

La traducción podría ser "Te sacrificaré una ofrenda de agradecimiento...". En la traducción Reina-Valera de 1995 se lee:

"Te ofreceré sacrificio de alabanza (todah) e invocaré el nombre de Jehová."

Ocurre que el mismo término en hebreo del tipo de sacrificio (todah), es apto para gratitud y alabanza, lo que supone que ambas cosas están ligadas. Los cristianos y cristianas con frecuencia consideran como muy diferentes la oración de acción de gracias de la oración de alabanza, lo cual no es exacto. Tal posición explica la confusión a que puede conducir cuando se lee en Pablo que la vocación del cristiano es dar gracias:

" Estén siempre alegres, oren sin cesar  y den gracias a Dios en toda ocasión; ésta es, por voluntad de Dios, su vocación de cristianos." (1 Tesalonicences 5, 16-18)

En la versión en griego del Antiguo Testamento, llamada los Setenta o la Septuaginta, que por cierto era la utilizada por los judíos de Palestina de la época de Jesús, el hebreo todah del Salmo 116, 17 se tradujo por ainesis, el mismo término que está en griego en Hebreos 13, 15.

Si uno compara Hebreos 13, 15-16 con 1 Tesalonicences 5, 16-18, podría enredarse tratando de entender cuál es la vocación del cristiano, si alabar o dar gracias, si no sabe de este parentesco terminológico que se acaba de mencionar, gracias al cual es claro que se trata de dos aspectos inseparables de la forma de relacionarse con Dios. Compare, leyendo el contexto en cada caso, el Salmo 50, 14 con el Salmo 56, 12, y verá otra vez cómo se relaciona la gratitud con la alabanza (y viceversa, claro). Si usted tiene varias traducciones de la Biblia, por favor observe las diversas maneras en que se vertieron esos textos al idioma en que está leyendo. Ello debe ayudarnos a entender, como consta en el Salmo 69, 30, es que se debe alabar con gratitud, aunque hay algo muy importante que agregar. ¿Cómo se dice "acción de gracias" en griego? Se dice eucharistia, mejor dicho, "eucaristía", precisamente como se denomina la misa. Eucaristía es lo que se hace en el Cielo:

" Todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono, de los Ancianos y de los cuatro Seres Vivientes; se postraron ante el trono rostro en tierra y adoraron a Dios,  diciendo: ¡Amén! Alabanza, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén." (Apocalipsis 7, 11-12; he resaltado donde dice en griego "eucharistia")

Sobre esto sugiero leer el artículo EUCARISTIA en este site.

En realidad todah significa muchas cosas, como nos pone de presente el Léxico Hebreo-Español y Arameo-Español del erudito bíblico Pedro Ortiz:

"...[todah] alabanza, canto de alabanza; acción de gracias, ofrenda de acción de gracias; confesión; coro".

En efecto, en Nehemias 12, 31, la palabra todah se utiliza para designar los dos grandes coros ("grupos"en algunas traducciones) que se organizan en las murallas. En cuanto a todah en su sentido de confesión (o reconocimiento), se encuentra en Esdras 10, 11.

Con toda esta concisa preparación podemos ahora llegar al Salmo 26, 6-7, que nos dice cómo se prepara la alabanza:

"Lavo mis manos, que están limpias, y en torno a tu altar voy caminando,  mientras entono mi acción de gracias y recuerdo tus obras admirables."

Esta traducción de la Biblia Latinoamericana requiere una lectura según otra traducción. Se lee en Dios Habla Hoy:

" Lavadas ya mis manos y limpias de pecado, quiero, Señor, acercarme a tu altar, y entonar cantos de alabanza, y proclamar tus maravillas."

No se alaba de cualquier manera. Primero hay que purificarse interiormente, mejor dicho, hay que santificar la vida interior (ver Salmo 24, 3-4), lo que nos lleva al sacrificio que agrada a Dios. Mucha atención con esto, pues es motivo de una de las durísimas críticas de Jesús a la falsa religiosidad:

"Ustedes también aparentan como que fueran personas muy correctas, pero en su interior están llenos de falsedad y de maldad." (Mateo 23, 28; lea también los versículos 25 y 26)

Volvamos ahora a Hebreos 13, 15-16, concentrándose esta vez en el versículo 16: compartir y hacer el bien son sacrificios que quiere el Señor, como confirma el mismo Jesús (ver Marcos 12, 32-34; 1 Samuel 15, 22 y Oseas 6, 6).

El vocabulario relacionado con alabanza no se limita a todah, en hebreo, o ainesis, en griego, pero ya hemos visto suficiente para una introducción al tema de la alabanza, que merece un tratado de muchas páginas. Terminemos con dos cosas. Lo primero, veamos cómo se liga otra vez la alabanza con la acción de gracias y la proclamación pública de la Fe:

"Jesús le dijo: “Recobra la vista, tu fe te ha salvado.” Al instante el ciego pudo ver. El hombre seguía a Jesús glorificando a Dios, y toda la gente que lo presenció también bendecía a Dios." (Lucas 12, 42-43)

En realidad, las personas que estaban allí alababan (así se lee en griego) a Dios, reconociendo su poder, lo que muestra el lugar comunitario de la alabanza (vea Hechos 2, 46-47 y Apocalipsis 19, 5).

Por último, entendamos que en el cielo la "tarea" eterna es alabar (vea Apocalipsis 5, 9-12). Y ello es comprensible, porque en la alabanza verdadera se recoge toda la gratitud hacia Dios y la proclamación del corazón que reconoce su grandeza, en medio de la mayor alegría posible. Es decir, visto lo que se afirma en el Apocalipsis, la última y eterna forma de oración es la de alabanza, como la de los ángeles en Lucas 2, 13-14 en el anuncio a los pastores (ver "El himno angelical en San Lucas y los pastores" en este site):

" De pronto una multitud de seres celestiales aparecieron junto al ángel, y alababan a Dios con estas palabras:  “Gloria a Dios en lo más alto del cielo y en la tierra paz a los hombres: ésta es la hora de su gracia.”

Ir a la portada

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo