Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor
BIENVENIDO, BENEDICTO XVI

Sinopsis: La maravillosa lección que nos acaba de dar el cónclave con el cual se eligió a Benedicto XVI es una demostración de cómo la Iglesia sigue a Dios y no al mundo.

Abril de 2005

Dice la Biblia que "La incapacidad natural del hombre se revela en su ignorancia de Dios" (Sb 13, 1). Y eso es evidente en esta época, en la cual muchos extraviados quisieran que la Iglesia autorizara la fe de supermercado (esto lo tomo, esto no lo tomo, esto lo tomo, esto…), olvidando que la Fe es la misma siempre y una sola: "Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todos, que actúa por todos y está en todos", Ef 4, 5).

Esos mismos extraviados no hacen sino atacar la Iglesia y en querer restarle importancia en la vida de hoy, pero no hacen sino exigir que la Iglesia piense como ellos, con lo cual reconocen que no pueden disminuirla y que ella es decisiva hoy y siempre.

Qué mal les cae a los extraviados la Palabra cuando proclama que "El que se aventura y no permanece en la doctrina de Cristo no posee a Dios; el que permanece en la doctrina, ése posee al Padre y al Hijo" (2 Jn 1, 9) , así que la Fe no es como la moda ni está para rendirse ante el mundo, que es incapaz de reconocer al Espíritu (Jn 17, 25) y cuya sabiduría es tontería para Dios (1 Co 3, 19). Quisieran someter a la Iglesia entera a las normas y principios que rigen el mundo (Ga 4, 3), negando la Cruz de Cristo (Ga 6, 12), pero la Iglesia entera está bajo la protección del Espíritu Santo, tal como prometió Nuestro Señor: "y yo rogaré al Padre y les dará otro Protector que permanecerá siempre con ustedes, el Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen, porque está con ustedes y permanecerá en ustedes." (Jn 14, 16-17) Incluso amenazan con irse de la Iglesia, como si realmente fueran de los nuestros, como dijo San Juan: si se van, entonces no eran de los nuestros (1 Jn 2, 19).

Nosotros somos en cambio tu rebaño, Señor, y hoy 19 de abril de 2005, nos has regalado un maravilloso pontífice: Benedicto XVI, un hombre que ha escogido la vida (Dt 30, 19) y que camina en la presencia de Dios (Gn 17, 1) aunque el mundo lo odie, como en su momento odiaron a Jesús (Jn 15, 18). Es un pastor que tiene celos de Dios (2 Co 11, 1-3). ¿En qué quedó el discurso de los extraviados, ahora que la Iglesia ha mostrado su adherencia a las enseñanzas inmutables de Dios, eligiendo este nuevo Papa aún en contra del querer del mundo? Pablo lo responde: "Sabios, entendidos, teóricos de este mundo: ¡cómo quedan puestos! ¿Y la sabiduría de este mundo? Dios la dejó como loca" (1 Co 1, 20) Por eso digamos haciendo eco del segundo verso del Salmo 75, "Te damos gracias, oh Dios, te damos gracias, cuenten tus prodigios los que invocan tu nombre."


Lecturas complementarias:

Página sobre Benedicto XVI en ACI Prensa

Página sobre el Santo Padre en el site del Vaticano

Un documento eclesial de Juan Pablo II, preparado por el actual Papa: "La Interpretación de la Biblia en la Iglesia"

Un documento de la Pontificia Comisión Bíblica bajo el entonces Cardenal Ratzinger: "El Pueblo Judío y sus Escrituras Sagradas en la Biblia Cristiana"

Ir a la portada

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo