Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor

FAMILIA-> Contracepción y Esterilización

Sinopsis: No existe libertad para coartar la potencialidad vital presente en la finalidad divina del acto sexual. Tenemos el deber de someter el cuerpo al plan de Dios, de modo que la lujuria pase a un segundo plano.

Ultima Rev.: Diciembre 26 de 2010

"La contracepción priva intencionalmente al acto conyugal de su apertura a la procreación y realiza de ese modo una disociación voluntaria de las finalidades del matrimonio" ("Instrucción Donum vitae sobre el respeto de la vida humana naciente y la dignidad de la procreación", Congregación para la Doctrina de la Fe )

¿Por qué? Aunque sin duda Dios inaugura la creación con la alianza matrimonial de Adán y Eva, y los bendice diciendo "Sean fecundos y multiplíquense" (Gn 1, 28), eso no significa que deban tenerse hijos en forma irresponsable, porque no hay nada que demande más cuidado que la paternidad y la maternidad, que son sagradas en cuanto gracia divina. Consta más adelante: "Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y pasan a ser una sola carne" (Gn 2, 24); "basar" es el término en hebreo, y significa que hombre y mujer se hacen uno a través de sus hijos, al tiempo que participan en un acto de creación, porque es Dios quien nos hace, no nuestros padres, como describe Job en forma maravillosa:

"De piel y de carne (basar) me cubriste y de huesos y nervios me tejiste, hiciste en mí una obra de vida y de gracia, tus atenciones han mantenido mi aliento." (Jb 10, 11-12)

La potencia de procrear es capacidad de transmitir la imagen de Dios; la única imagen de Dios que ningún hombre podía participar en transmitir mediante acto de procreación es a Jesús (Jn 1, 18), por eso tuvo que intervenir el Espíritu Santo.

Ahora bien. ¿Científicamente, cuál es la eficacia de los anticonceptivos? Observe la tabla en una fuente independiente: ninguno es 100% seguro, únicamente lo es la abstinencia. En lo que tiene que ver con enfermedades de transmisión sexual (ETS), los preservativos no sirven, de manera que quien afirma que los preservativos de latex como el condón lo protegerán de las mismas está mintiendo (lea el documento "Preguntas comunes sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual", donde se lee:

"¿Protegen los preservativos de látex contra las ETS?

Para las personas sexualmente activas, el método más eficaz de reducir el riesgo de contraer una ETS o de contagiarse de VIH/SIDA es el uso correcto y constante de preservativos de látex. Sin embargo, las investigaciones revelan que los preservativos pueden no ofrecer mucha protección contra algunas ETS como el Virus de Papiloma Humano (verrugas genitales). La abstinencia, no tener contacto sexual, es el único medio 100 % eficaz contra las ETS."

Por ello no tiene nada de extraño quela posición de la Iglesia respecto a la presunta seguridad del uso de preservativos:

"El Resumen conclusivo del trabajo Scientific Evidence on Condom Effectiveness for Sexually Transmitted Disease (STD) Prevention.

7. La literatura médica citada más arriba, así como un buen número de otros estudios, han abierto muchas cuestiones respecto a la efectividad del condón en la prevención de enfermedades de transmisión sexual. En efecto, los días 12-13 de junio de 2000, cuatro agencias gubernamentales de los Estados Unidos con responsabilidades en la investigación sobre preservativos, su regulación, recomendaciones para su empleo y programas de prevención en VIH/SIDA y ETS, co-patrocinaron un encuentro de debate y estudio “para evaluar las evidencias publicadas en el establecimiento de la efectividad de los preservativos de látex masculinos en la prevención de VIH/SIDA y otras ETS”. Las cuatro agencias fueron las Agencia de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID), la Administración de Alimentación y Fármacos (FDA), los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y el Instituto Nacional de Salud (NIH). Un resumen final de los trabajos de este encuentro (Workshop Summary: Scientific Evidence on Condom Effectiveness for Sexually Transmitted Disease (STD) Prevention), fue preparado posteriormente por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, y fue publicado el 20 de julio de 2001[27].

(...)

Dicho resumen final (Workshop Summary) explicaba que la evidencia científica disponible indica que el preservativo reduce el riesgo de VIH/SIDA en un 85%[29]. Esto significa que permanece un 15% de riesgo. El encuentro estudió también de manera particular la transmisión de otras infecciones genitales, y la conclusión normal que se desprende es que este estudio demostró que o no hay ninguna protección con el uso del condón, o que hay datos insuficientes para confirmar la reducción de riesgo. Las enfermedades estudiadas fueron las siguientes: gonorrea (causada por la Neisseria gonorrhoeae), infección por clamidias (Chlamydia trachomatis), tricomoniasis (Trichomonas vaginalis), herpes genital (virus del Herpes simplex, o VHS), chancro (Haemophilus ducreyi) y sífilis (Treponema pallidum)[30]. Se dio una especial atención en las conclusiones al virus del papiloma humano (VPH) y en las conclusiones se establece claramente que “no hay evidencia de que el preservativo reduzca el riesgo de infección por VPH …”[31]. El virus del papiloma humano es una importante ETS asociada al cáncer de cuello uterino, que mata cada año en los Estados Unidos más mujeres que el VIH/SIDA[32]. No hay hoy tal cosa como un 100% de protección ante el VIH/SIDA u otra ETS mediante uso del preservativo. Este dato no debe permanecer desconocido, puesto que muchos usuarios, incluyendo jóvenes, piensan que el condón ofrece una total protección." (LOS VALORES DE LA FAMILIA CONTRA EL SEXO SEGURO, Una reflexión de Su Eminencia el Cardenal ALFONSO LÓPEZ TRUJILLO Presidente del Pontificio Consejo para la Familia 1 de diciembre de 2003 )

¿Cuál es la regla bíblica sobre el control de relaciones entre esposos? No es la esterilización ni cosa parecida, sino la abstención periódica, exactamente como enseña la Iglesia (1 Co 7, 1-5).

Pocos católicos parecen saber que los métodos de anticoncepción y esterilización son faltas contra Dios. Dice el Catecismo:

“2399 La regulación de la natalidad representa uno de los aspectos de la paternidad y la maternidad responsables. La legitimidad de las intenciones de los esposos no justifica el recurso a medios moralmente reprobables (p.e., la esterilización directa o la anticoncepción).”

Explica el Catecismo en otra parte:

“2370 La continencia periódica, los métodos de regulación de nacimientos fundados en la autoobservación y el recurso a los períodos infecundos son conformes a los criterios objetivos de la moralidad. Estos métodos respetan el cuerpo de los esposos, fomentan el afecto entre ellos y favorecen la educación de una libertad auténtica. Por el contrario, es intrínsecamente mala "toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreación": Al lenguaje natural que expresa la recíproca donación total de los esposos, el anticoncepcionismo impone un lenguaje objetivamente contradictorio, es decir, el de no darse al otro totalmente: se produce no sólo el rechazo positivo de la apertura a la vida, sino también una falsificación de la verdad interior del amor conyugal, llamado a entregarse en plenitud personal". Esta diferencia antropológica y moral entre la anticoncepción y el recurso a los ritmos periódicos "implica... dos concepciones de la persona y de la sexualidad humana irreconciliables entre sí. [Juan Pablo II]”

La anterior posición, que ha sido la de siempre, parte de la dignidad bíbilica del cuerpo humano, el cual debe ser superior a la lujuria (ver Sexualidad” en este site). Como nos dice la Iglesia:

“2369 "Salvaguardando ambos aspectos esenciales, unitivo y procreador, el acto conyugal conserva íntegro el sentido de amor mutuo y verdadero y su ordenación a la altísima vocación del hombre a la paternidad".

Dice en otra parte del Catecismo:

“2351 La lujuria es un deseo o un goce desordenados del placer venéreo. El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades de procreación y de unión.”

Significa todo lo anterior que incluso dentro del matrimonio existen límites (ver nota "Relaciones sexuales dentro del matrimonio "). Cuando se aceptan la contracepción o la esterilización esos límites son derribados en aras del placer.

“Todo me está permitido, pero no todo me conviene. Todo me está permitido, pero no me haré esclavo de nada. La comida es para el estómago y el estómago para la comida; tanto el uno como la otra son cosas que Dios destruirá. En cambio el cuerpo no es para el sexo, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, nos resucitará también a nosotros con su poder.” (1 Co 6, 12)

¿Crees que la posición de la Iglesia Católica la aparte del resto de la cristiandad? Ocurre lo contrario. La posición de la Iglesia Católica era compartida por toda la cristiandad hasta que, en 1930, en la conferencia Lambeth decenal del obispado del anglicanismo (la última de estas conferencias fue en 1998), dio señales favorables a la contracepción y la esterilización iniciando un movimiento que hoy prácticamente coloca a la Iglesia como la única defensora de la verdadera posición cristiana al respecto. La manifestación anglicana del caso consta en la resolución 15 de esa conferencia Lambeth (clic aquí para leerla en inglés en el sitio oficial del anglicanismo). Nótese que la declaración más bien restringe los alcances de la contracepción, pero bastó para abrir el dique que hoy padecemos. Por esa propuesta del anglicanismo, Pío XI escribió la encíclica Casti Connubi del mismo año, donde el Papa dijo:

“La Iglesia católica (...), como signo de su divina misión, eleva su voz a través de nuestra palabra y promulga de nuevo que todo uso del matrimonio en cuyo ejercicio el acto quede privado, por industria de los hombres, de su fuerza natural de procrear vida, infringe la ley de Dios y de la naturaleza, y quienes tal hicieren contraen la mancha de un grave delito.” (No. 55)

Para obtener una visión más amplia de la posición de la Iglesia sobre este tema, sugiero leer la carta encíclica "Humane Vitae" (sobre la transmisión de la vida humana) de Pablo VI. igualmente es importante la teología del cuerpo de Juan Pablo II.

Es muy importante que cada uno tenga una opinión considerando el fondo del asunto.


Lecturas complementarias:

"Amor conyugal y antiprocreaciòn" (R.P. Dr. Miguel Ángel Fuentes, I.V.E.)

"La conexión entre la anticoncepción y el aborto" (en vidahumana.org)

"Anticoncepción" en es.catholic.net

"La "Anticoncepción de Emergencia": Nuevo Engaño del Movimiento Antivida"

"Decir que el preservativo garantiza el sexo seguro es desinformar" (Zenit)

"La procreación artificial contradice la dignidad de padres e hijos, advierte el Papa"

"La enseñanza de la Iglesia sobre la procreación responsable"

"La procreación artificial contradice la dignidad de padres e hijos, advierte el Papa"

"Los valores de la familia contra el sexo seguro" (Una reflexión de Su Eminencia el Cardenal ALFONSO LÓPEZ TRUJILLO )

En inglés:

The Couple to Couple League for Natural Family Planning

FertilityUK The National Fertility Awareness & Natural Family Planning Service UK

EUROPEAN INSTITUTE FOR FAMILY LIFE EDUCATION (EIFLE)

"Contraception and Sterilization"

Ir a la portada

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo