Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor
EL DISCURSO ANTICATOLICO
Heterofobia, un discurso totalitario anticristiano Ir al tema

Sinopsis: El mundo moderno se ensaña contra el catolicismo sin el menor escrúpulo. No solamente es un discurso lleno de falacias, sino que además es un discurso que se toma libertades que serían inadmisibles si el objeto de ataque fuera otra creencia o pensamiento.

Rev.: Abril 27 de 2008

El anticatolicismo es un prejuicio aceptable. Los medios de comunicación, por ejemplo, están cargados de discurso anticatólico, mas no por eso aceptarán que carecen de neutralidad. Piden, por ejemplo, "respeto por las creencias ajenas" y sin embargo se niegan a reconocer que el catolicismo puede ser una creencia ajena respetable. Esto ya ha sido objeto de estudio incluso por no católicos (por ejemplo, "The New Anti-Catholicism: The Last Acceptable Prejudice" de Philip Jenkins ). Los medios hacen propaganda intencional de ejercicio del homosexualismo y de promiscuidad sexual, para no hablar sino de dos aspectos, pero ni remotamente aceptan que eso suponga "una posición no neutral".

Pero además el discurso anticatólico halla eco, y no siempre silencioso, entre los propios católicos, quienes tranquilamente atacan a la Iglesia o se niegan a seguirla, de hecho, existe un discurso anticatólico de católicos. El caso más notorio quizás es el del excandidato presidencial estadounidense John Kerry, quien por alguna misteriosa razón pretende llamarse católico cuando sus creencias en la práctica rechazan puntos de los que ningún católico verdadero podría apartarse (ver "What a Kerry Supreme Court Would Mean!"), de hecho, Kerry parece realmente anticatólico (sobre lo que es ser católico ver "FE" en este site).

El discurso anticatólico tiene muchos aspectos comunes. Veamos:

1. Siempre se enfatiza en lo negativo. Nunca se habla de la madre de Teresa o de San Francisco, sino que siempre se habla de los curas pederastas y cosas por el estilo. No se habla de todo el dinero que anualmente se emplea en asistencia a necesitados sin distinción de confesión, no se habla de la persecución a la Iglesia (nadie se duele por la suerte de los cristianos de Irak, para citar un caso) y no sigamos.

2. Se juzga la institución por las personas. Nadie dice que la democracia es mala porque haya políticos corruptos, pero sí se acepta que la Iglesia es mala porque hay malos sacerdotes (sobre eso, mi artículo "La conducta de algunos sacerdotes").

3. Todo el mundo sabe que el católico promedio tiene deficiente preparación, incluso hay "católicos" que creen que la Iglesia no condena conductas que sí reprocha (como el caso de la vida en concubinato, que creen que no es reprochada por la Iglesia; ver "Adulterio" en este site), y eso es aprovechado como criterio para enfrentar a la Iglesia misma. Esta falacia de hecho es donde descansa casi todo el andamiaje de los proabortistas y de los que quieren legitimar el ejercicio del homosexualismo, pues muchos católicos por física ignorancia creen que nada de eso es condenado por la Iglesia y en las "encuestas" dicen apoyarlo (ver "Homosexualidad" en este site). Véase sobre esto "Aborto libre y educación sexual obligatoria" de Rafael Serrano, en el site de ACEPRENSA.

4. Se concede autoridad , en puntos que defiende la Iglesia, a instituciones anticristianas haciéndolas parecer como neutras. En Colombia, por ejemplo, se concede autoridad en temas de salud sexual a PROFAMILIA , siendo que esa institución privada es la filial colombiana de la infame Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), la mayor organización proabortista del mundo y que más lucha por la relajación sexual. En forma análoga, para confundir al público se concede credibilidad a teólogos que hace tiempo abandonaron la ortodoxia católica (como los medios que citan a los teólogos Tamayo o Kung, y no citan a teólogos de la ortodoxia, dándose en la práctica una parcialidad descarada).

5. Se toma como criterio la conducta de las mayorías. Que existan abortos, por ejemplo, no es criterio absoluto para apoyar su legalización, como pretenden los proabortistas y sus simpatizantes. Si es por eso, hay que legalizar el secuestro, el terrorismo, el asalto bancario, la corrupción administrativa y un largo etcétera, o levantar las reservas morales contra la infidelidad, las borracheras y otra clase de comportamientos muy comunes.

6. Se toma como criterio para crear leyes contra Dios el hecho de que existan en uno u otro país, como ocurre con Holanda, aunque se sabe que es inadmisible crear leyes en un país simplemente porque existan en otros. Los parámetros del legislador no pueden ser las leyes de otros países sino los derechos en discusión. ¿Por qué no cuentan, por ejemplo, que en Holanda quieren instaurar la eutanasia para niños menores de doce años (ver "Muchos médicos holandeses apoyan la eutanasia para los niños terminalmente enfermos" )?

7. Que haya malos católicos es un argumento amañado. Lo que hagan los demás no es guía válida, menos cuando campea la ignorancia. ¿Saben los católicos que no se vota de cualquier manera, por ejemplo apoyando los proabortistas (Ver "Guía del Votante para los Verdaderos Católicos" en Catholic Answers) ? Existe un conjunto de creencias que se llama "sana doctrina" que un católico no puede dejar de lado, lo dice Pablo en 2 Tm 1, 13, y Juan agrega que quien no permanece en la doctrina no posee a Dios (2 Jn 1,9), así que los proabortistas no deberían llamarse católicos. Con razón se preguntaba Jesús "¿Por qué me llaman: ¡Señor! ¡Señor!, y no hacen lo que digo?" (Lc 6, 46).

8. Se dice que hay "temas tabú" en la sociedad como el aborto y el ejercicio de la homosexualidad, cuando lo que ocurre es exactamente lo contrario. No hay medio de comunicación importante que no esté en la cruzada de promover el aborto y "los derechos sexuales", sin mencionar que es bandera política hace tiempo. E internacionalmente, ¿El Fondo de Población de Naciones Unidas y UNICEF (clic aquí para más información) no están avanzando en la misma línea? La red de instituciones proabortistas y de libertinaje sexual es enorme, incluso quieren convertir el aborto en un derecho humano (clic aquí para más información) y hay millones de dólares de organismos como la Fundación Ford para promocionar el derecho a matar bebés.

9. Se dice que la Iglesia "secuestra voces", y otra vez aquí sucede exactamente lo contrario. La voz que se pretende secuestrar es la de la Iglesia. No se suelen publicar en los medios de comunicación de gran circulación artículos que no sean proabortistas. ¿Por qué no se informa que Roe (la mujer que buscó y logró la autorización para abortar en la "histórica sentencia " de Roe v. Wade) finalmente NO abortó, y no solo eso, sino que con el tiempo se convirtió en conversa católica y activista antiaborto (ver site de Roe)? ¿Dónde se revela la terrible realidad de cómo es un aborto (clic aquí para verlo en otro site)? ¿O del síndrome postaborto (clic aquí para más información en otro site)? ¿Cómo es que no se expone un concepto de la sexualidad distinto del lujurioso promovido por las campañas "procondones" y similares?.

10. Se dice incluso que la posición de la Iglesia no es bíblica, cuando no hay Iglesia más bíblica que la católica. Una breve demostración en cuanto a la unión de homosexuales, el aborto, la promiscuidad y la planificación natural: Jesús dice que las parejas son de hombre y mujer (Mt 19, 4-6), hay condena a quienes no se compadecen del fruto de las entrañas de las mujeres (Is 13, 17-18), es un mandato controlar la lujuria (Rm 13, 12-14), la abstinencia periódica es favorable para el crecimiento de los esposos (1 Co 7, 1- 5), etc, (ver desarrollados todos estos temas en este site).

11. Se asume que el catolicismo está equivocado. No importa lo que uno diga, siempre está equivocado para otros. Incluso nos califican sin más de hipócritas y otras cosas.

12. Existe desinformación histórica que se toma automáticamente como correcta. Como ilustración, citemos la tesis que quiere hacer carrera de que la condena al homosexualismo es reciente en el cristianismo, cuando lo cierto es exactamente lo contrario (ver "Early Teachings on Homosexuality" en otro site), o el -por fortuna ya superado- evento de la "Taxa Camarae" (en otro site; eso sin mencionar el caso del Código Da Vinci, tomado como verdad literal por muchos).

Y la lista podría ser más larga. Pero no importa. Igual los católicos no podemos guardar silencio o ya no seríamos siervos de Cristo (Gal 1, 10).


Lecturas complementarias:

"La desinformación religiosa" (del dr. Juan Luis Lorda)

"Las agresiones a la religión católica en los medios de comunicación. ¿Qué hay detrás? ¿Cómo reaccionar?" (en apologetica.org)

"El Cardenal Ratzinger advierte sobre laicismo que pretende marginar a la religión" (en ACI DIGITAL)

"Crece la violencia religiosa en Escocia contra la minoría católica" (Zenit)

En inglés:

"Anti-Catholic Animus"

Ir a la portada

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo