Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor
EL ESPIRITU SANTO
Los dones y los frutos del Espíritu Santo Ir al tema
La confesión Ir al tema
Los Sacramentos Ir al tema
Las manifestaciones del Espíritu en otras iglesias Ir al tema
El bautismo católico Ir al tema
Pentecostés Ir al tema

La renovación carismática católica Ir al tema

Sinopsis: Cuál es la importancia del Espíritu Santo en nuestra vida de seguidores de Cristo.

"Para entrar en contacto con Cristo, es necesario primeramente haber sido atraído por el Espíritu Santo. El es quien nos precede y despierta en nosotros la fe, la Vida, que tiene su fuente en el Padre y se nos ofrece por el Hijo, se nos comunica íntima y personalmente por el Espíritu Santo en la Iglesia..." (Catecismo, N. 683)

Cuán importante es el Espíritu Santo. Es el Espíritu de la Verdad.

"Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí. Pero también vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio." (Jn 15, 26-27)

El Espíritu Santo es quien nos recuerda las cosas de Jesucristo.

"Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho." (Jn 14, 26)

Y quien nos permite conocer las cosas de Dios.

"En efecto, nadie nos conoce como nuestro espíritu, porque está en nosotros. De igual modo, sólo el Espíritu de Dios conoce las cosas de Dios." (1 Co 2, 11)

No podemos dejar a un lado al Espíritu Santo, el Verdadero Maestro de la Oración.

"Y de igual manera, el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables" (Rm 8, 26)

¿Cómo reconocer la presencia del Espíritu? San Pablo es bien claro al respecto en su carta a los Gálatas:

"Por eso les digo: caminen según el espíritu y así no realizarán los deseos de la carne. Pues los deseos de la carne se oponen al espíritu y los deseos del espíritu se oponen a la carne. Los dos se contraponen, de suerte que ustedes no pueden obrar como quisieran. Pero dejarse guiar por el Espíritu no significa someterse a la Ley.  Es fácil reconocer lo que proviene de la carne: libertad sexual, impurezas y desvergüenzas; culto de los ídolos y magia; odios, ira y violencias; celos, furores, ambiciones, divisiones, sectarismo y envidias; borracheras, orgías y cosas semejantes. Les he dicho, y se lo repito: los que hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios. En cambio, el fruto del Espíritu es caridad, alegría, paz, comprensión de los demás, generosidad, bondad, fidelidad,  mansedumbre y dominio de sí mismo. Estas son cosas que no condena ninguna Ley. Los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus impulsos y deseos. Si ahora vivimos según el espíritu, dejémonos guiar por el Espíritu; depongamos toda vanagloria, dejemos de querer ser más que los demás y de ser celosos. " (Ga 5, 16-23)

Examínate, ¿tienes los frutos del Espíritu Santo?

Pero eso sí. No te dejes confundir por quienes creen que su iglesia es mejor porque allí se manifiesta el Espíritu Santo, pues El da a quien quiere y como quiere (lee el artículo "Las manifestaciones del Espíritu en otras iglesias" en este site, por favor), y por supuesto se da en abundancia en la Iglesia Católica.

Pidamos insistentemente el Espíritu Santo, para que nos ilumine y nos quíe y seamos verdaderos cristianos. Sin el Espíritu Santo, vana es nuestra búsqueda del Reino pues nuestras fuerzas son completamente inútiles para semejante labor. No permaneceremos en Cristo sin la ayuda del Espíritu Santo.

" El Dios de la esperanza os colme de todo gozo y paz en vuestra fe, hasta rebosar de esperanza por la fuerza del Espíritu Santo" (Rm 15, 13)

La Iglesia no ha dejado a un lado al Espíritu Santo, sino que muchos católicos lo han hecho. ¿Has leído, por ejemplo, todo el libro de los Hecho de los Apóstoles? Qué lamentable que los católicos no lo conozcan mejor, y no precisamente por falta de exhortación de la Iglesia. Fíjate en lo que pedía el papa León XIII en 1897:

"Acaso no falten en nuestros días algunos que, de ser interrogados como en otro tiempo lo fueron algunos por San Pablo «si habían recibido el Espíritu Santo», contestarían a su vez: «Nosotros, ni siquiera hemos oído si existe el Espíritu Santo». Que si a tanto no llega la ignorancia, en una gran parte de ellos es muy escaso su conocimiento sobre El; tal vez hasta con frecuencia tienen su nombre en los labios, mientras su fe está llena de crasas tinieblas. Recuerden, pues, los predicadores y párrocos que les pertenece enseñar con diligencia y claramente al pueblo la doctrina católica sobre el Espíritu Santo, mas evitando las cuestiones arduas y sutiles y huyendo de la necia curiosidad que presume indagar los secretos todos de Dios. Cuiden recordar y explicar claramente los muchos y grandes beneficios que del Divino Dador nos vienen constantemente, de forma que sobre cosas tan altas desaparezca el error y la ignorancia, impropios de los hijos de la luz. Insistimos en esto no sólo por tratarse de un misterio, que directamente nos prepara para la vida eterna y que, por ello, es necesario creer firme y expresamente, sino también porque, cuanto más clara y plenamente se conoce el bien, más intensamente se le quiere y se le ama. Esto es lo que ahora queremos recomendaros: Debemos amar al Espíritu Santo, porque es Dios: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fortaleza. Y ha de ser amado, porque es el Amor sustancial eterno y primero, y no hay cosa más amable que el amor; y luego tanto más le debemos amar cuanto que nos ha llenado de inmensos beneficios que, si atestiguan la benevolencia del donante, exigen la gratitud del alma que los recibe. Amor este que tiene una doble utilidad, ciertamente no pequeña. Primeramente nos obliga a tener en esta vida un conocimiento cada día más claro del Espíritu Santo: El que ama, dice Santo Tomás, no se contenta con un conocimiento superficial del amado, sino que se esfuerza por conocer cada una de las cosas que le pertenecen intrínsecamente, y así entra en su interior, como del Espíritu Santo, que es amor de Dios, se dice que examina hasta lo profundo de Dios. En segundo lugar, que será mayor aún la abundancia de sus celestiales dones, pues como la frialdad hace cerrarse la mano del donante, el agradecimiento la hace ensancharse. Y cuídese bien de que dicho amor no se limite a áridas disquisiciones o a externos actos religiosos; porque debe ser operante, huyendo del pecado, que es especial ofensa contra el Espíritu Santo. Cuanto somos y tenemos, todo es don de la divina bondad que corresponde como propia al Espíritu Santo; luego el pecador le ofende al mismo tiempo que recibe sus beneficios, y abusa de sus dones para ofenderle, al mismo tiempo que, porque es bueno, se alza contra El multiplicando incesantes sus culpas."(Carta Encíclica "Divinum Illud Munus")

Lee el Catecismo, números 683 a 747.


Lecturas Complementarias:

Espiritualidad (en corazones.org)

"Espiritualidades judía y cristiana: ¿Caminos diferentes, metas semejantes? " de Joseph Sievers

"Instrucción sobre las oraciones para obtener de Dios la curación" de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe)

Los carismas del Espíritu Santo

"Los carismas del Espíritu para la construcción de la comunidad

En inglés:

"Holy Spirit" (en Catholic Exchange)

Ir a la portada

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo