Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor

ORACION -> Liturgia de las horas

Sinopsis: Qué es la liturgia de las horas y su función en la vida del cristiano.

Como el cristiano está llamado a la oración permanente, la liturgia de las horas -u Oficio Divino- es el apoyo para ciertos momentos especiales durante el día, en forma similar a como se hacía en el templo de Jerusalén o en la sinagoga, culto este eminentemente laico aparecido en el destierro, y para la cual se instituyen entre los judíos tres momentos de culto apoyados en lecturas bíblicas: en la mañana, a mediodía y en la tarde. El uso de los salmos en ese entonces ya era reconocido (hay salmos apropiados para la mañana, el mediodía o la tarde, o incluso para ciertos días). Las lecturas de cada momento las hace cualquier hombre mayor de 12 o 13 años.

Desde el temprano cristianismo se desarrolló el hábito de orar con la Biblia a ciertas horas del día, y pronto se señalaron las horas tercia (nueve de la mañana), sexta (doce) y nona (tres de la tarde) como momentos adecuados.

Con el tiempo, se introdujeron en la liturgia de las horas no solamente además de los textos bíblicos, también himnos y lecturas de los padres de la Iglesia, y se adecuó a la forma en que se desarrollaban las actividades en conventos y monasterios, considerando desde luego que en todo caso la liturgia de las horas es para todos los fieles.

Actualmente, la estructura de la liturgia de las horas es la siguiente, aunque se conservan las oraciones de tercia, sexta y nona.

- Laudes, al amanecer, para ofrecer el día al Señor reflexionando especialmente en su resurrección. Hay himno, salmo, un cántico del antiguo testamento, otro salmo, una lectura bíblica, el Benedictus, oración de intercesión, Padrenuestro y oración final. Tanto en completas como vísperas se sigue un esquema similar.

- Vísperas, en la tarde, para agradecer el día reflexionando en la pasión del Señor. Se hace en forma similar a laudes.

- Completas, antes de acostarse, para autoexaminarse.

Dice al respecto en la Constitución SACROSANCTUM CONCILIUM :

"a) Laudes, como oración matutina, y Vísperas, como oración verpertina, que, según la venerable tradición de toda la Iglesia, son el doble quicio sobre el que gira el Oficio cotidiano, se deben considerar y celebrar como las Horas principales.

b) Las Completas tengan una forma que responda al final del día.

c) La hora llamada Maitines, aunque en el coro conserve el carácter de alabanza nocturna, compóngase de manera que pueda rezarse a cualquier hora del día y tenga menos salmos y lecturas más largas.

d) Suprímase la Hora de Prima.

e) En el coro consérvense las Horas menores, Tercia, Sexta y Nona. Fuera del coro se puede decir una de las tres, la que más se acomode al momento del día. "

El desarrollo de la liturgia de las horas se hace conforme libros prescritos por la Iglesia. Amigo católico, no te quedes con la curiosidad. Adquiere una liturgia de las horas y comienza a realizarla diariamente.

"El Oficio divino, en cuanto oración pública de la Iglesia, es, además, fuente de piedad y alimento de la oración personal. por eso se exhorta en el Señor a los sacerdotes y a cuantos participan en dicho Oficio, que al rezarlo, la mente concuerde con la voz, y para conseguirlo mejor adquieran una instrucción litúrgica y bíblica más rica, principalmente acerca de los salmos. " (Constitución SACROSANCTUM CONCILIUM)

Lee el Catecismo, números 1174 a 1178.


Lecturas complementarias:

Catequesis de Juan Pablo II sobre la liturgia de las horas

Ir a la portada

 

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo