Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor
uynuy vcfdxs<a0wqqqqqqqqA¡t'0iouytuuut

ORACION - Acerca de orar repitiendo las mismas palabras

Sinopsis: El desconocimiento de la Biblia es el que hace creer que puede criticarse a quien ora con palabras repetidas, como el Padrenuestro o el Avemaría. Lo importante es que las palabras que sean se pronuncien desde el corazón convertido.

Una crítica frecuente a los católicos es que, según quienes los critican, oran como loros, repitiendo oraciones como el Padrenuestro o el Avemaría..

Es evidente, como de costumbre, el desconocimiento de la Biblia por parte de quienes formulan tales críticas.

1. El propio Jesús oraba "repitiendo las mismas palabras"

Ocurrió en el huerto de Getsemaní, no en cualquier momento sino justo antes de que Jesús fuera tomado preso:

"De nuevo se apartó por segunda vez a orar: “Padre, si esta copa no puede ser apartada de mí sin que yo la beba, que se haga tu voluntad.” Volvió otra vez donde los discípulos y los encontró dormidos, pues se les cerraban los ojos de sueño. Los dejó, pues, y fue de nuevo a orar por tercera vez repitiendo las mismas palabras." (Mt 26, 42-44)

De modo que orar con las mismas palabras es bíblico.

2. El padrenuestro

Criticar el rezo del Padrenuestro es una blasfemia, porque el propio Jesús nos indicó que rezáramos con esa oración. Se lee justo antes de que Jesús orara con el Padrenuestro:

"Ustedes, pues, recen así:..." (Mt 6, 9)

¿Hay alguien sobre la tierra que tenga derecho a poner en duda semejante instrucción? Yo no lo haría, porque estaría contradiciendo al Señor, quien además nos entregó como modelo de oración el Padrenuestro (Lc 11, 1-2).

3. El Avemaría

Ya está demostrado que orar con las mismas palabras es bíblico.

En el Avemaría resuena la Biblia. Con el rezo de corazón del Avemaría cumpimos lo que proclama la Palabra: "...y desde ahora todas las generaciones me llamarán feliz" (Lc 1, 48). ¿Reconoces "feliz" a María, quien es "feliz" como el pueblo de Israel? Al final, los que la negaron tendrán que reconocerla. Lee el artículo "El Avemaría" en este website.

4. ¿Qué es lo relevante de orar con las mismas palabras?

Lo mismo que orar con cualquier clase de palabras: que sea el corazón quien hable, porque si está abierto a Dios. Dice Santiago:

"La oración hecha con fe salvará al que no puede levantarse y el Señor hará que se levante; y si ha cometido pecados, se le perdonarán." (St 5, 15)

No es precisamente la oración pública y repleta de palabras impresionantes la que quiere el Señor, como nos advirtió el propio Jesús:

"Cuando ustedes recen, no imiten a los que dan espectáculo; les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que la gente los vea. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su premio." (Mt 6, 5)

Por eso dice el salmista:

"Tú escuchas, Señor, el ruego de los humildes, reconfortas su corazón y están atentos tus oídos  para defender al huérfano y al oprimido y así los hombres de barro no puedan oprimirlos." (Sal 10, 17-18)

Pues así está escrito

"Está el ojo del Señor sobre los que le temen, y sobre los que esperan en su amor..." (Sal 33, 18)

En palabras de Jesús:

"Es sabido que Dios no escucha a los pecadores, pero al que honra a Dios y cumple su voluntad, Dios lo escucha." (Jn 9, 31)

Eso es lo relevante, porque no importa las palabras que utilicemos, no será la belleza de nuestro lenguaje lo que impresione al Señor, sino nuestro corazón.

Ir a la portada

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo