Escribir al autor: Pedro N. Rueda G.
Acerca del autor

BIBLIA -> Lo de "sola scriptura"

Sinopsis: Que la sola Biblia es la única fuente de acercamiento a Dios no es cierto. La propia Biblia advierte que se requieren otras fuentes, como la Tradición.

Ultima revisión: Octubre 19 de 2010

Existen algunas iglesias cristianas que sostienen el principio denominado "sola escritura" (o "sola scriptura" en latín), que muchos toman como la afirmación de que con la sola Biblia se resuelve toda duda relacionada con la fe. Tal afirmación no es bíblica, mejor dicho, no está por ninguna parte en la Biblia. Lo anterior no hace menos valiosa a la Biblia, la única Palabra de Dios, sino que nos permite entender cosas como el valor de las tradiciones (2 Ts 2,15) y de la Iglesia, que según San Pablo es columna de verdad (1 Tm 3,15). Es decir, para entender la Biblia no basta la Biblia sola, como demuestra la propia Escritura:

"Y mientras Felipe corría, le oía leer al profeta Isaías. Le preguntó: “¿Entiendes lo que estás leyendo?” El etíope contestó: “¿Cómo lo voy a entender si no tengo quien me lo explique?” ..." (Hechos 8, 30-31)

Primer punto: la Biblia debe aprenderse con alguien que sepa. Por algo dice San Pablo que la fe nace de la proclamación del mensaje (Romanos 10, 17).

Segundo: La tesis de que la Biblia es nuestra única fuente de conocimiento de Dios es antibíblica, pues el propio San Pablo advierte que también deben seguirse las tradiciones apostólicas:

“Por lo tanto, hermanos, manténganse firmes y guarden fielmente las tradiciones que les enseñamos de palabra o por carta.” (2 Tes 2, 15)

“Les alabo porque me son fieles en todo y conservan las tradiciones tal como yo se las he transmitido” (1 Co 11, 2)

El principio “sola scriptura” llevado al extremo puede conducir a negar la escritura, pues ella debe leerse en integridad, tal es el verdadero sentido de 2 Tm 3, 16-17. Tengamos desde ahora como moraleja las palabras de San Pedro:

"Sépanlo bien: ninguna profecía de la Escritura puede ser interpretada por cuenta propia, pues ninguna profecía ha venido por iniciativa humana, sino que los hombres de Dios han hablado movidos por el Espíritu Santo." (2 Pe 1, 20-21)

Se requiere guía para leer la Biblia. Una de las guías son las tradiciones de que habla San Pablo.

En ese mismo orden de ideas, en la segunda carta a Timoteo, la primera de las instrucciones para Timoteo es justamente transmitir lo que ha aprendido de Pablo:

"En cuanto a ti, hijo, que tu fuerza sea la gracia que tienes en Cristo Jesús. Cuanto has aprendido de mí, confirmado por numerosos testigos, confíalo a personas que merezcan confianza y que puedan instruir después a otros." (2 Tm 1, 1)

El apóstol Juan, por su parte, advirtió que no escribía todo, sino que también iba a enseñar cosas directamente:

"Tendría muchas más cosas que escribirles, pero prefiero no hacerlo por escrito con papel y tinta. Espero ir a verlos y hablarles personalmente, para que nuestro gozo sea completo." (2 Jn 1, 12)

No es que Pablo ocupe el lugar de la Palabra de Dios, sino que se requiere tener cuidado con la enseñanza de la fe (leer 2 Pedro 3, 15-16). Por otra parte, debe recordarse que la carta de Judas se escribe para defender la Tradición (versos 3 a 4).

Si alguien da alguna cita bíblica presuntamente expresa en favor de "sola escritura" será seguramente 2 Tm 3, 16-17:

"Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar, rebatir, corregir y guiar en ‘el bien’ (la justicia). Así el hombre de Dios se hace un experto y queda preparado para todo trabajo bueno."

Pero allí no dice que "Unicamente" la Escritura sea útil para enseñar y lo demás, sino que nos habla de las características de la Palabra (inspirada, útil, etc.) y que la Biblia debe leerse en integridad.

"El problema con este texto es que tampoco dice que la Biblia es suficiente para la salvación. Que "el hombre de Dios" sea "perfecto" (ATIOS en griego) y "enteramente preparado" tampoco afirma que solamente la Biblia es necesaria. Para ser "perfecto" la Biblia habla de hacer otras cosas también. En Mt 19, 21 leemos: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes. Pablo dice que lo que lo hace a uno "perfecto" es escuchar la enseñanza (Col 1, 28) y orar para los cristianos (Col 4, 12). Si Pablo hubiera querido que el texto dijera lo que enseñan los evangélicos habrá usado la palabra TELEOS, que sí tiene este sentido como en Stg 1, 4: Tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falta cosa alguna (Stg 1,4). Aquí vemos que la perseverancia nos hace perfectos. Entonces ¿cuál de estas cosas nos completa, nos hace perfectos? Además si la Biblia absolutamente suficiente ¡no necesitaríamos a Jesús! No todos pueden tener el significado que los hermanos dan a 2 Ti 3, 17. De hecho cuando Pablo escribió esto a Timoteo solamente existía el AT. (El contexto muestra que Pablo hablaba de lo que Timoteo aprendió de su mamá : 1, 5)" ( fuente).

Pero el punto es más delicado. Cuando tomo la Biblia como única fuente de acercamiento de Dios, ¿cómo distingo entre las interpretaciones posibles de un mismo texto? Porque la misma Biblia ha resultado apta para algunos grupos de odio racial para defender sus principios ,de hecho, algunas confesiones protestantes están orientadas a la extensión del racismo. Más concretamente: “¿De qué nos sirve un texto infalible si no hay quien interprete infaliblemente dicho texto?” (fuente).

Algunos, apoyándose en el principio de "sola scriptura", llegan a desfigurar temas bíblico como ocurre en el Diezmo; otro ejemplo es el caso de los alimentos presuntamente prohibidos (carne, etc). Es decir, sin duda no se debe desatender lo que dice la Biblia, pero saber qué dice la Biblia no se logra leyendo un versículo suelto o dos, el asunto es más complicado (ver Para leer la Biblia se necesita saber hacerlo). Entre los hebreos la palabra de Dios NUNCA se leyó así, en solitario, siempre existían comentarios que ayudaban a entender lo que decía, como de hecho ocurre hoy en día con el Talmud, texto extensísimo que acompaña la Torah (aunque el Talmud no equivale al magisterio de la Iglesia amparado en la tradición).

Pero también hay que tener claro que las "tradiciones" de que habla San Pablo no son cualesquiera, es decir, no hay que confundirla con "costumbres". Si usted lee Mt 15, 2-3, notará que Jesús está criticando que los fariseos le otorguen a una costumbre (lavarse las manos) el valor de una tradición. Una verdad teológica no es consecuencia de una costumbre, sino resultado de un largísimo proceso de reflexión bajo la inspiración del Espíritu Santo; con este tipo de tradiciones es que se escribió la Biblia (sobre esto, leer “La Interpretación de la Biblia en la Iglesia” de la Pontificia Comisión Bíblica), si bien luego de cerrado el canon -es decir, una vez terminada la Revelación plasmada por escrito- otro tipo de tradiciones nos ayudan a entender la Palabra de Dios. Se escribió en el Vaticano II acerca de la relación entre Biblia y tradición:

"8. Así, pues, la predicación apostólica, que está expuesta de un modo especial en los libros inspirados, debía conservarse hasta el fin de los tiempos por una sucesión continua. De ahí que los Apóstoles, comunicando lo que de ellos mismos han recibido, amonestan a los fieles que conserven las tradiciones que han aprendido o de palabra o por escrito, y que sigan combatiendo por la fe que se les ha dado una vez para siempre. Ahora bien, lo que enseñaron los Apóstoles encierra todo lo necesario para que el Pueblo de Dios viva santamente y aumente su fe, y de esta forma la Iglesia, en su doctrina, en su vida y en su culto perpetúa y transmite a todas las generaciones todo lo que ella es, todo lo que cree.

Esta Tradición, que deriva de los Apóstoles, progresa en la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo: puesto que va creciendo en la comprensión de las cosas y de las palabras transmitidas, ya por la contemplación y el estudio de los creyentes, que las meditan en su corazón y, ya por la percepción íntima que experimentan de las cosas espirituales, ya por el anuncio de aquellos que con la sucesión del episcopado recibieron el carisma cierto de la verdad. Es decir, la Iglesia, en el decurso de los siglos, tiende constantemente a la plenitud de la verdad divina, hasta que en ella se cumplan las palabras de Dios." (Constitución Dogmática "Dei Verbum")

 


Lecturas complementarias

Tradición versus Escritura

Dos cánones: Escritura y Tradición

Estudio al respecto "sola escritura".

"¿SOLA SCRIPTURA?"

"La Biblia mal utilizada"

En inglés:

"Proving Inspiration"

Scripture and Tradition

"Fundamentalism"

Ir a la portada

Ir al mapa de navegación

Citas bíblicas

La Historia de Sor Faustina - La Divina Misericordia
La Divina Misericordia

Biblia Católica ONLINE

Ir a la Enciclopedia Católica

Cristianismo y Política

Otro website del autor de "Buscadores del Reino"

 

 

El Espíritu Santo
Biblia
Eucaristía
Oración
Santa María
Enlaces
Homosexualidad
Sexualidad
El Apocalipsis
Nueva Era
Diezmo